Nota del Aeroclub Nimbus sobre la operación en Huesca

Nota del Aeroclub Nimbus sobre la operación en Huesca

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) da la razón a los argumentos del Aeroclub Nimbus, sobre la degradación del Vuelo sin Motor en Huesca-Pirineos, debido al reiterado incumplimiento por parte de AENA del Plan Director del Aeropuerto y de numerosas normas aeronáuticas sobre seguridad. La primera decisión de la Directora del Aeropuerto, tras conocerse el informe de AESA, ha sido prohibir la práctica del Vuelo sin Motor alegando supuestos problemas técnicos en una de las dos pistas. Nimbus exige una solución inmediata y definitiva al problema de incompatibilidad y seguridad provocado por AENA y exige el fin de lo que califica como nueva muestra del acoso de AENA al Vuelo sin Motor.

¿QUE HA SUCEDIDO EN HUESCA-PIRINEOS CON EL VUELO SIN MOTOR?

La situación por la que pasa el Vuelo Sin Motor en Huesca es muy compleja y tras los recientes acontecimientos, creemos que es oportuno realizar una síntesis de lo acontecido en el pasado reciente, para que la sociedad tenga una información lo más completa y objetiva posible. Cuando el Ministerio de Fomento de la época, tomó la decisión de ampliar el aeródromo de Monflorite, definió un Plan Director que se ajustó oportunamente para que se diese también cabida al tráfico comercial compatibilizándose el Vuelo sin Motor con la actividad propia de un aeropuerto moderno. AENA, responsable de la concreción del proyecto y de su ejecución, no respetó lo determinado en  ese Plan Director y construyó entonces con fondos públicos un aeropuerto que incumple las más elementales reglamentaciones aeronáuticas, en el que la práctica conjunta de ambas actividades es inadecuada, difícil y peligrosa. Ante ello el Aeroclub Nimbus, considera que únicamente existen dos posibles soluciones: reponer el aeropuerto a lo definido en el Plan Director o buscar un aeródromo alternativo para el vuelo deportivo en la Comarca de la Hoya de Huesca. Considerando el coste económico y el perjuicio que se podría causar a la sociedad con la primera solución, el Aeroclub apoya la segunda y estaría dispuesto a renunciar a sus derechos, abandonando lo que ha sido la cuna y referente del Vuelo sin Motor español durante casi un siglo, en favor de una alternativa que gracias a nuestras instituciones más próximas ya se promueve en la zona de la Sotonera, entendiendo que  debe ser AENA, como responsable único y directo del problema, quien en lugar de enterrar más dinero en Huesca-Pirineos buscando una compatibilidad que se ha demostrado imposible, construya el aeródromo alternativo como solución definitiva.

ANTECEDENTES

Aragón y más exactamente Huesca-Monflorite y su Escuela de Vuelo sin motor, constituyen uno de los referentes mundiales de este bello deporte, con una tradición de más de 80 años que se  inicia en los años 20 del siglo pasado y que gracias a sus logros aeronáuticos ha situado con brillantez a nuestra Comunidad en el mapamundi en numerosas ocasiones.  El Aeroclub Nimbus,  tras la marcha de SENASA en agosto de 2004, es el último eslabón de esta extraordinaria cadena, que llegó a su cénit en 2005, momento en el que se inicia la ampliación de aeródromo a aeropuerto.

El Aeroclub Nimbus, como parte de la sociedad oscense, recibió y apoyó con entusiasmo, como no podía ser de otra manera,  la idea de este aeropuerto, mejora sensible de nuestras infraestructuras y comunicaciones, llegando incluso a trasladar su actividad al aeródromo de Santa Cilia, durante el invierno de 2005-2006 a petición de AENA para facilitar la ejecución de las obras. Sin embargo, junto a ese apoyo tambien se transmitieron las advertencias sobre la singularidad del Vuelo sin Motor respecto a la aviación comercial, trasladando desde mucho antes del inicio de las obras nuestros temores sobre lo que podría ocurrir si no se tenía en cuenta al Vuelo sin Motor en su diseño.

¿QUÉ DIFICULTADES REALES PLANTEA LO REALIZADO POR AENA EN HUESCA-PIRINEOS?

Los problemas empezaron al constatarse  que el proyecto y las obras del aeropuerto no respetaban en absoluto las directrices de obligado cumplimiento del Plan Director publicadas en el Real Decreto 2280/1986, incumpliendo igualmente numerosas recomendaciones y normativas de seguridad que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) define para la construcción de aeropuertos. A ello se añade la actitud de la Dirección del Aeropuerto que lejos de intentar mitigar esta problemática ha optado, desde el primer momento, por acrecentarla llegando a extralimitarse en sus atribuciones.

Durante las fases de desarrollo del proyecto, la compatibilidad no era dificil pero tampoco podía presuponerse. Sin embargo, AENA, responsable absoluto de la concreción del proyecto y de su ejecución no atendió en ningún momento las fundadas observaciones que se le hicieron repetidamente y por todos los conductos posibles. El resultado, a nuestro juicio conscientemente buscado por AENA, es el de un aeropuerto en el que la compatibilidad entre la actividad comercial y el Vuelo sin Motor es imposible. La relación de torpezas, errores de criterio, incumplimiento de Reales Decretos y normas aeronáuticas es interminable, y en nuestra opinión no es posible que profesionales como los de AENA hayan realizado tal monumental chapuza inconscientemente y sin el apoyo de su Dirección de Aeropuertos. Sólo como muestra, baste decir que las dimensiones de la pista destinada al Vuelo sin Motor se establecieron en el Plan Director en 140 m de ancho por 1.075 de largo mientras que la construida es de 12 x 650 m, lo que hace extraordinariamente peligroso mantener en el aire más de un aparato simultáneamente. Un planeador moderno tiene envergaduras de 15 a 25 m,  ¡mayores que la anchura de pista disponible!. La pista destinada al Vuelo sin Motor contiene además numerosos obstáculos al margen de las normativas, que se han denunciado repetidamente, afectan a la seguridad de AMBAS actividades y se mantienen con empecinamiento a pesar de haber causado ya accidentes e incidentes. La torre de control no tiene visión sobre los tráficos de los planeadores, lo que significa que el controlador no puede ver a los controlados… y por si esto fuera poco, el diseño de las dos pistas es tal que los aviones que operan en la pista comercial para llegar a la terminal deben cruzar siempre la pista destinada al Vuelo sin Motor, lo que entraña un gran peligro para todos y en la práctica limita decisivamente nuestra actividad, siendo éste uno de los mayores factores de incompatibilidad. Todos estos argumentos, defendidos razonadamente desde el Aeroclub en los últimos tres años han sido ahora validados por AESA,  la máxima autoridad en seguridad aeronáutica española.

LA INCOMPATIBILIDAD, NEGADA PUBLICAMENTE POR AENA, UNA REALIDAD ACREDITADA POR AESA

En todo este tiempo la actitud de AENA ha sido la de negación de las evidencias con una actitud que desde la sensibilidad del Aeroclub se percibe como de acoso constante a nuestra actividad, excediendo incluso en su aplicación mediante un celo extraordinario todas las reglamentaciones existentes que afectasen al Aeroclub de la forma más restrictiva posible, poniendo todo tipo de trabas a nuestra actividad, denunciando sin fundamento a nuestros socios  y en definitiva con conductas arbitrarias que han causado unos perjuicios fácilmente cuantificables económicamente, puesto que como resultado la actividad del club ha pasado de 2.500 vuelos el año anterior al inicio de las obras a solo 450 en 2009, perjuicios a los que además hay que añadir la degradación de las condiciones de seguridad de los últimos años, una pérdida de masa social y sobre todo un deterioro en nuestra imagen de club al no poder satisfacer los distintos convenios de colaboración que firmamos con instituciones como Ayuntamiento de Huesca, Diputación Provincial o la Universidad de Zaragoza.

El penúltimo episodio de estas conductas  por parte de AENA, ha sido el escrito firmado conjuntamente nada menos que por la Directora de Huesca-Pirineos, por el Director de Aeropuertos del Grupo Este y por el Director de Aeropuertos Españoles con fecha de 30 de noviembre que viene además apadrinado por el propio Presidente de AENA, reafirmando sus tesis sobre la idoneidad técnica de Huesca-Pirineos. Sólo tres semanas después, ha tenido que ser AESA,  la máxima autoridad en seguridad aeronáutica española, la que pusiera en evidencia en un reciente informe que ha trascendido a la prensa, la inconsistencia de los argumentos de AENA, dando la razón punto por punto a las tesis del Aeroclub.

FINALMENTE, LA SOLUCION DE AENA  AL PROBLEMA ES PROHIBIR EL VUELO SIN MOTOR EN MONFLORITE

Como colofón, desde el pasado 18 de diciembre la Dirección del Aeropuerto ha prohibido por tiempo indefinido el Vuelo sin Motor en Huesca-Pirineos argumentando un supuesto deterioro del firme de la pista destinada al Vuelo sin Motor debido a las bajas temperaturas que nuestros técnicos no han constatado, siendo difícilmente creíble que se hayan deteriorado durante el mes transcurrido desde la reciente actuación en su “capa superficial” o en todo caso parece muy misterioso que la pista comercial no haya sido afectada por las mismas “bajas temperaturas”. Esta decisión es en nuestra opinión una muestra más de la arbitrariedad y beligerancia con la que el gestor del aeropuerto trata a nuestra actividad.

Los dirigentes del Aeroclub, convencidos de que esta actitud no es más que una excusa ante la rotundidad manifestada por AESA ha solicitado de esta última la inmediata realización de una inspección del firme de las dos pistas del aeropuerto y que si se confirma tal deterioro se pongan medidas para poder utilizar la pista comercial hasta lograr una resolución definitiva al problema.

Llegados a este punto y con la razón de nuestra parte como avala el mencionado informe de AESA, es el momento de encontrar soluciones a los problemas. Los socios del Aeroclub Nimbus, usuarios de una infraestructura pública, nos consideramos legitimados para ejercer nuestros derechos a todos los niveles y reclamar a las autoridades la inmediata solución de este problema. Sin embargo, dado el coste astronómico que supondría el reponer en Huesca-Pirineos la pista según  lo que establece el Plan Director y con los niveles de seguridad exigidos, entendemos y así lo hemos defendido estos últimos años, que la mejor solución es buscar una ubicación alternativa en la que el Vuelo sin Motor se pueda desarrollar sin interferencias y recuperar los niveles de actividad anteriores a la puesta en marcha del aeropuerto, evitando además perjuicios innecesarios al resto de los usuarios del mismo y en definitiva a la sociedad de Huesca. Esta es además la salida que recomienda en su informe la Autoridad Aeronáutica Española, AESA.

La nueva ubicación existe, localizada en la zona de Bolea, con unas condiciones ideales para la práctica del  vuelo sin motor. Gracias al entusiasmo y colaboración del Ayuntamiento de la Sotonera y de la Diputación Provincial de Huesca, la compra de los terrenos está al alcance de la mano, existiendo ya un anteproyecto del aeródromo realizado por técnicos competentes.

Ahora hay que encontrar los recursos para ejecutar las obras del aeródromo e infraestructuras anexas. Desde el Aeroclub, pensamos que en este momento debemos apelar a la sensatez de todas las partes actuando con sentido común para buscar la mejor solución con el menor coste posible. Es obligación de AENA, responsable del despropósito ejecutado en Huesca-Pirineos, la financiación al 100 %  y la ejecución en el menor plazo posible de dicho proyecto, solución que para sus presupuestos tendrá una incidencia mínima y en cualquier caso es 100 veces inferior a la adecuación del aeropuerto a lo establecido en el Plan Director.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X