50 ANIVERSARIO DEL ÚLTIMO VUELO DEL DORNIER DO-24 EN ESPAÑA. Y LA HIDROSUPERFICIE DE ALANGE

50 ANIVERSARIO DEL ÚLTIMO VUELO DEL DORNIER DO-24 EN ESPAÑA. Y LA HIDROSUPERFICIE DE ALANGE

El próximo viernes 6 de agosto se celebrará en el Puerto de Pollensa (Baleares) el 50 Aniversario del último vuelo de un Dornier Do-24T del Ejército del Aire. Durante la celebración, estarán presentes medios aéreos del E.A. y el nuevo Dornier Seastar. Además, hace poco más de un mes, se inauguró la primera hidrosuperficie exclusivamente civil en España en Alange.

La conmemoración de los 50 años del último vuelo de un Dornier Do-24T del Ejército del Aire se va a celebrar en el Puerto de Pollensa, en la isla de Mallorca, organizado por la Fundación Aeronáutica Mallorquina y la Asociación Ibérica de Aviación Anfibia.

VER PROGRAMA

Los actos principales abiertos al público serán a las 12 de la mañana con la evolución de medios aéreos del Ejército del Aire y del último desarrollo de Dornier: El Seastar. Por la tarde a las 19:30 habrá una recepción en el Real Club Náutico del Puerto de Pollensa, seguida de una conferencia a las 20 horas sobre este último vuelo, impartida por José Luís Ferragut, uno de sus protagonistas.

La historia del Do-24 es la de un hidroavión construido enteramente en metal, por la casa Dornier de Alemania. Con un casco chato y flotadores de estabilización, tenía un ala sostenida por montantes en la que estaban emplazados los tres motores.

El Do-24 fue muy avanzado para su época. Por un lado, tiene un timón con cuerdas textiles y, por el otro, unas alas de nuevo desarrollo. De acuerdo con los registros de Dornier, más de 11.000 personas fueron rescatadas por aviones Do-24 durante toda su vida operativa. Se construyeron un total de 279 entre 1937 y 1945.

En 1944 el Ejército del Aire español recibió 12 Do-24T con la designación HR-5 y HD-5 para la recién fundada Comisión de Salvamento de Náufragos, creada para socorrer a los pilotos y marinos de aviones o barcos de ambos bandos, derribados o hundidos en el Mediterráneo.

Estos aviones fueron situados en la Base de Hidros del Puerto de Pollensa y decorados en color verde, cruces rojas, bandera de España en los timones y matrícula civil para hacer bien visible su condición de neutrales. A tal decoración se debe el apelativo de “Guardias Civiles” con que fueron conocidos hasta 1958. Años más tarde los cuatro ejemplares supervivientes fueron encuadrados en el SAR, siendo dados todos de baja en noviembre de 1969.

De los que quedaban en la Base del Puerto de Pollensa, uno fue trasladado en vuelo al Mar Menor donde fue posteriormente desmontado y trasladado al Museo del Aire en Madrid. Y el último, el día 6 de Agosto de 1971, pilotado por el Capitán del E.A. José Luis Ferragut, fue trasladado en vuelo al Lago Constanza, donde en la ciudad de Freideschafen fue entregado a Claudios Dornier.

Este hidroavión de 1944 es hoy en día el único ejemplar en vuelo de este modelo. En 1983 fue equipado con nuevos motores turbohélice y alas en forma de trapecio de nuevo desarrollo, así como con un tren de aterrizaje que lo convierte en un portador de tecnología anfibia (Amphibischer Technologie Träger ATT). Luego fue exhibido en un museo, aunque después de 10 años, el Do-24 ATT se restauró ampliamente por segunda vez y se puso en vuelo comenzando una vuelta al mundo con Iren Dornier (nieto del legendario constructor de aviones Claude Dornier) a los mandos.

Se ha intentado que este ejemplar pudiera estar de nuevo en el Puerto de Pollensa, pero al haber tenido un accidente hace un año en una toma de agua, a día de hoy está pendiente de que la autoridad aeronáutica alemana pueda expedir de nuevo el certificado de aeronavegabilidad.

Imágenes del nuevo Dornier Seawings Seastar

 

Y como segunda noticia referente al mundo de la hidroaviación hay que destacar el estreno el pasado 16 de junio del hidropuerto de Alange, situado en el pantano del mismo nombre a 16 km de la ciudad de Mérida.

De esta manera, tras muchos años de complicados trámites se han podido superar al final el proceso, inaugurándose oficialmente el primer hidropuerto exclusivamente de uso civil en España, que genera amplias expectativas no solo entre los amantes de la aviación sino también para la región, por la previsible llegada de pilotos españoles y de otros países europeos. El hidropuerto de Alange tuvo todos los permisos para poder operar a principios de mes de junio.

La zona de amerizaje se ubica en el centro del pantano. Se sitúa en un espacio de 1.000 metros de longitud y 60 de anchura, para lo que ya dispone de los permisos de la Confederación del Guadiana. Para la zona de amarre se ha aprovechado el embarcadero que explota el ayuntamiento y gestiona una empresa de ocio. El tráfico vendría por el sur para evitar sobrevolar la población.



X